Saltar al contenido

Padre Rico: Guía para invertir de Robert T. Kiyosaki

Padre Rico: Guía para invertir de Robert T. Kiyosaki

LIBRO RECOMENDADÍSIMO

Guía para invertir es una obra ideal para quien desea convertirse, a largo plazo, en un inversionista rico.

En qué invierten los ricos ¡a diferencia de las clases media y pobre!

La definición del término ‘invertir’ varía de acuerdo con las ideas de cada persona. De hecho existen inversiones diferentes para los ricos, los pobres y la clase media. Guía para invertir es una obra ideal para quien desea convertirse, a largo plazo, en un inversionista rico, invirtiendo en lo que lo ricos invierten. Como indica el título, este libro es una ‘guía’ y no ofrece garantías… Así como tampoco ofreció garantía alguna el Padre Rico de Robert con sus consejos.

Este libro te ayudará a enfréntate a la inversión como lo haría una persona rica y así poder hacerte rico tú mismo. 

¿Qué suena mejor: estar financieramente cómodo o ser rico? En el fondo, la mayoría de la gente quiere ser tremendamente rica, pero también tiende a pensar que el futuro ya está decidido para ellos y que nunca serán ricos. Pero el hecho de ser o no ser rico depende de ti: si tomas la decisión de ser rico y adoptas la mentalidad de los ricos, no hay razón alguna para que no puedas alcanzar ese objetivo.

Sin embargo, primero hay que aprender algunas cosas, ya que no hay esquemas de » hacerse rico rápidamente» que realmente funcionen. En la práctica, hacerse rico significa invertir en educación y conocimientos financieros hasta que el análisis de los estados financieros se convierta en algo natural. También significa aprender a crear y hacer crecer un negocio, y luego utilizar la experiencia y el dinero que has acumulado para hacer más y mejores inversiones.

El primer paso, sin embargo, es adquirir el estado de ánimo adecuado, y pasar de decir: «Nunca seré rico» a «Voy a ser rico, ¡y así es como!». En este libro, aprenderás que los ricos no invierten en las mismas cosas que los pobres y las clases medias; por qué es mejor invertir tus ganancias antes de impuestos que ahorrar tus ingresos gravados; y por qué «consigue una educación, trabaja duro, ahorra dinero» es un mal consejo.

El 10% de los ricos tienen el 90% del dinero porque han invertido de una manera que la clases media y baja no hacen.

¿Quizá haya oído hablar de la regla del 80-20, que afirma que el 80% de nuestro éxito proviene del 20% de nuestros esfuerzos? Bueno, eso puede ser cierto para el éxito de la población general, pero para el dinero, la regla es 90-10, porque a la hora de la verdad, el 10% de las personas tienen el 90% del dinero. La regla se aplica en muchos ámbitos de la vida.

Piensa en las estrellas de Hollywood, y luego piensa en cuántos actores están sirviendo mesas entre actuaciones. Sí, el 10% de los actores ganan el 90% del dinero. Lo mismo ocurre con los deportistas, los músicos y, por supuesto, los inversores. Un artículo del Wall Street Journal lo confirmó, señalando que el 10 por ciento de la población posee el 90 por ciento de todas las acciones de Estados Unidos.

¿Por qué los ricos pueden acumular tanta riqueza? Bueno, una de las razones es que algunas inversiones están sencillamente prohibidas si se es pobre. Cuando era un joven con poco dinero, el autor preguntó a sus amigos ricos si podía participar en sus negocios. Pero, a pesar de su amistad, la respuesta era siempre negativa, no porque no quisieran ayudarle, sino porque hubiera sido ilegal.

En Estados Unidos, la Comisión del Mercado de Valores restringe ciertas inversiones a los inversores acreditados, es decir, personas con un patrimonio neto de un millón de dólares o unos ingresos anuales constantes de 200.000 dólares. Cualquiera que valga o gane menos que eso simplemente no puede participar. Ahora bien, hay buenas razones para impedir que las personas sin mucho dinero en el banco hagan inversiones potencialmente arriesgadas.

Pero estas normas también impiden a los más pobres realizar las mejores inversiones: las de los ricos. Entonces, ¿cómo se puede entrar en ese 10% superior? En el siguiente capítulo, descubriremos qué se necesita para pensar como una persona rica.

Adoptar la forma de pensar de los ricos es el primer paso para serlo.

«Consigue una educación, trabaja duro, ahorra dinero. Entonces estarás bien». ¿Te suena? Esta frase resume el enfoque estándar de la clase media sobre la seguridad financiera y, probablemente, tus padres te dijeron algo parecido. Pero la cuestión es que este consejo nunca le hará rico. Al contrario, le mantendrá en el 90% que sólo tiene el 10% del dinero.

Entonces, ¿cómo abordan los ricos las ganancias financieras? Desde luego, no se afanan en un solo trabajo hasta la jubilación; en su lugar, compran empresas y realizan inversiones. ¿Por qué? Bueno, para empezar, porque los empleados inevitablemente tienen menos dinero para invertir; así es como está configurado el sistema fiscal estadounidense.

Por ejemplo, digamos que quieres ahorrar 1.000 dólares de tu salario. Bien, primero tienes que pagar impuestos, así que para ahorrar esos 1.000 dólares, tendrás que ganar, digamos, 1.300 dólares. La inflación reducirá el valor de tus ahorros cada año, y tendrás que pagar impuestos por los intereses que ganes. No parece una receta para la riqueza, ¿verdad? Los empresarios, en cambio, tienen más dinero para invertir porque sale de sus ingresos antes de impuestos.

A diferencia del empleado, que tiene que ahorrar de sus ingresos gravados, el propietario de una empresa primero compra activos y luego paga impuestos. Por ello, un empleado tiene menos dinero para invertir en activos que puedan generar riqueza. No parece justo, pero así es como funciona el sistema: es difícil que un empleado se haga rico porque primero da mucho dinero al gobierno.

Y hay otra razón por la que la propiedad de un negocio y la inversión son mejores caminos hacia la riqueza: los inversores suelen enfrentarse a menos riesgos que los empleados. Mucha gente confía en el empleo, los ahorros y las pensiones para su seguridad financiera. Pero la vieja noción de un trabajo estable para toda la vida no se aplica en el mercado laboral actual. Los empleados son despedidos constantemente.

¿Qué ocurre con la cotización de las acciones de una empresa cuando despide a muchos empleados? Muy a menudo, sube. Por lo tanto, estar del lado del inversor suele ser menos arriesgado que estar del lado del empleado.

Los estudios sobre finanzas pueden desencadenar la apertura de la puerta a la riqueza. 

¿Puedes explicar la diferencia entre activos y pasivos? ¿O calcular los coeficientes de precio de los fondos propios y de deuda de una empresa? Mucha gente se aleja de la inversión porque la terminología suena como un idioma extranjero. Sin embargo, si quieres entrar en ese 10%, es hora de invertir en tu educación financiera.

En primer lugar, es importante entender la diferencia entre activos y pasivos. La gente rica nunca confunde los dos, pero otros los mezclan todo el tiempo. Y esa es una de las razones por las que los ricos suelen tomar mejores decisiones financieras. Pongamos un ejemplo común.

Seguro que has oído a un propietario decir algo como: «Mi casa es un gran activo». Suena bastante sensato, ¿verdad? Pero, por lo general, es totalmente erróneo. Algo sólo es un activo cuando genera un flujo de caja positivo, es decir, cuando aporta dinero. Digamos que tu casa vale 200.000 dólares, con una hipoteca de 150.000 dólares.

¿Por dónde fluye el dinero? No entra, sino que sale, a través de la hipoteca, las cuotas, el seguro, etc. Seguro que algún día la venderás con un buen beneficio, pero no tienes garantías, así que en realidad es un pasivo. Comprender los activos y los pasivos es un gran primer paso. Pero para realizar con éxito las inversiones de los ricos – para desarrollar bienes inmuebles o comprar un negocio – necesitas tener un profundo conocimiento de la terminología financiera.

Digamos que quieres comprar acciones de una empresa tecnológica en crecimiento y quieres saber si es un buen negocio. ¿Cómo puede averiguarlo? Bueno, el precio de las acciones dice poco, así que para entender realmente el valor, tendrá que calcular y analizar medidas como el ratio deuda-capital, la rentabilidad de los fondos propios, la rentabilidad de la caja y el apalancamiento financiero.

En definitiva, si ni siquiera sabes que tu casa hipotecada es un pasivo, no un activo, no es de extrañar que pienses que las inversiones de los ricos son demasiado arriesgadas. Cualquier cosa parece arriesgada si no la entiendes. Así que dedica tiempo a desarrollar tu educación financiera: puede ser la mejor inversión que hagas en tu vida. 

Hay diversos modelos de inversores, que demandan distintas destrezas y comportamientos. 

Cuando pensamos en los inversores, a menudo nos imaginamos a los banqueros de Wall Street vestidos de etiqueta o a los hombres que gritan en un parqué. Pero la palabra «inversor» puede aplicarse a toda una serie de personas, desde operadores de bonos hasta fundadores de empresas. La taxonomía de los inversores comienza con los inversores acreditados y cualificados. Estos dos son externos.

Ya hemos conocido al inversor acreditado: alguien con un salario alto o un patrimonio establecido que cumple los requisitos legales para poder elegir la mayor cantidad de inversiones posible. Los inversores cualificados son tan ricos como los acreditados, pero también tienen formación financiera. Están equipados para analizar las finanzas de una empresa o las razones de los movimientos del mercado. Pero ambos están siempre al margen.

Claro que pueden comprar acciones y prosperar así, pero tienen poco control sobre sus activos. En cambio, un inversor interno crea activos en lugar de comprarlos. El inversor interno crea su propio negocio, ya sea una agencia inmobiliaria, una empresa tecnológica de nueva creación o cualquier otra cosa. Ese negocio puede convertirse en un activo valioso, y puede utilizarlo para generar ingresos, o eventualmente venderlo.

Para ser realmente el mejor, un inversor sofisticado, el inversor interno tiene que utilizar la experiencia de construir su propio negocio para aprender a analizar otras empresas desde fuera. El inversor sofisticado sabe cómo hacer que los impuestos y la ley trabajen a su favor. Veremos cómo en el último parpadeo. Pero primero, veamos cómo puedes convertirte en un insider y empezar a acceder a las oportunidades de inversión de los ricos. Es hora de ponerse manos a la obra.

Si todavía no eres una persona rica, transfórmate en un inversor privado; crear un nuevo negocio es un camino hacia la riqueza que se puede conseguir.

Mucha gente piensa: «Nunca podría montar mi propio negocio». Pero hace apenas 120 años, el 85% de los estadounidenses eran agricultores independientes o pequeños comerciantes. En otras palabras, la gran mayoría de los estadounidenses eran empresarios, y usted también puede serlo. Cualquiera puede montar un negocio y hacerse rico.

Si quieres convertirte en un inversor acreditado o cualificado, ya tienes que ser rico. Pero montar un negocio sólo requiere un poco de creatividad. El autor es un ejemplo de ello. De niño, creó su primer negocio de la nada. Vio que una tienda local desechaba cómics viejos y les convenció para que le dejaran coger los descartes. Luego abrió una rentable biblioteca de cómics, cobrando a los amigos del colegio una cuota de 10 céntimos.

A partir de nada más que una buena idea, construyó un activo. Una de las razones por las que mucha gente se frena es el tiempo y el dinero. Tienes que pagar las facturas, así que no quieres dejar tu trabajo, ¿verdad? ¿Cómo diablos vas a encontrar el tiempo para iniciar un negocio? Pero es totalmente posible crear un negocio a tiempo parcial, y algunos de los mejores líderes empresariales del mundo lo hicieron.

Michael Dell puso en marcha Dell Computers trabajando a tiempo parcial en su dormitorio de la universidad, y al final se hizo tan rico que decidió dejarlo. Jeff Bezos puso en marcha Amazon a tiempo parcial, trabajando en un garaje, y hoy su empresa vale más de 500.000 millones de dólares. Imagínate que no hubiera tenido el valor de emprender en su tiempo libre. Una vez que tienes un negocio, tienes opciones.

Puedes reinvertir el efectivo que genera en otros activos; puedes hacer crecer el negocio y venderlo; o puedes sacarlo a bolsa. Las tres pueden ser vías de enriquecimiento que nunca experimentarás como empleado. Todos tenemos el potencial de crear una empresa, pero quizá no sepamos cómo. En el siguiente parpadeo, vamos a echar un vistazo a los principios clave para hacer que un negocio funcione.

Domina la misión, el liderazgo y el equipo y podrás construir un gran negocio. 

¿Sabías que Bill Gates no inventó el software que le convirtió en el hombre más rico del mundo? Simplemente lo compró a un grupo de programadores. Construyó un gran negocio, no un gran producto, y esa fue la clave de su éxito. Construir un negocio es cuestión de dominar tres cosas. En primer lugar, una empresa necesita una misión espiritual que la guíe. Henry Ford encarnaba esto.

Su misión no era ganar dinero, aunque eso es exactamente lo que hizo, y en grandes cantidades. La misión de Ford era llevar el coche a las masas y «democratizar el automóvil». Persiguió esta misión sin descanso y las riquezas le siguieron. Encontrar una misión espiritual que te guíe, una que se alinee con tus objetivos financieros, te ayudará a mantenerte en el camino correcto.

En segundo lugar, todo líder necesita un equipo. Tal vez usted sea un contable, un asegurador o un abogado. Pero es poco probable que seas las tres cosas, y todas son importantes si quieres tener un negocio de éxito. Un factor común entre los líderes empresariales ricos es el conocimiento de que el dinero gastado en su equipo es una inversión, que casi con toda seguridad les hará más ricos.

En tercer lugar, todo equipo necesita un líder. Cualquiera que, como el autor, haya servido en el ejército, sabe que las tropas no seguirán a un mal líder. El liderazgo es una habilidad en sí misma. No se trata simplemente de ser el mejor, sino de sacar lo mejor de los demás. ¿Cómo se pueden adquirir habilidades de liderazgo? Una buena manera es siendo voluntario. En muchos grupos, nadie quiere la responsabilidad de liderar.

Así que, ya sea en el trabajo, en una institución religiosa o en tu comunidad, habla y ofrécete como voluntario para liderar: es una forma estupenda de recibir opiniones y aprender en qué puedes mejorar. Hay una habilidad personal más que es esencial si quieres tener éxito en los negocios, y la veremos en el siguiente parpadeo. 

Cualquier emprendedor de gran éxito es capaz de comunicar y vender. 

Recaudar capital, hacer publicidad, negociar, motivar a su equipo y realizar ventas: ¿qué tienen en común todos estos aspectos de la vida empresarial? Todos son cruciales para el éxito, y todos requieren unas habilidades comunicativas de primer orden.

Entonces, ¿cómo puede convertirse en un mejor comunicador? Pues bien, invertir tiempo en un programa de formación en ventas es un enfoque probado. Un buen lugar donde buscar es en las organizaciones de marketing en red, ya que suelen tener grandes programas. Unirse a una de ellas y seguirla durante al menos cinco años puede hacer maravillas.

Las personas tímidas, con miedo al fracaso, salen del otro lado con las dos habilidades clave de un vendedor: la capacidad de comunicar el valor de un producto con facilidad y la intrepidez ante el rechazo. Si dominas estas dos cualidades, probablemente serás un poderoso comunicador. Este rasgo brillará, no sólo cuando vendas tu producto o servicio, sino también cuando tengas que tratar con un inversor, negociar mejores condiciones o animar a tu equipo.

Si te tomas en serio lo de ser un comunicador de primera, no pienses sólo en tus palabras; tu aspecto físico es tanto o más importante. Los estudios sobre oradores públicos demuestran que el 55% de su impacto proviene del lenguaje corporal, el 35% de su forma de hablar y sólo el 10% de sus palabras. Si piensa en los líderes empresariales que conoce, es probable que todos tengan el aspecto adecuado, ¿verdad? Y esto puede llegar muy lejos. Un amigo banquero del autor le contó una vez que su banco acababa de contratar a un nuevo presidente por su aspecto.

El nuevo designado simplemente parecía y hablaba como debería hacerlo el presidente de un banco. El consejo de administración dirigiría el banco, pero la apariencia externa del presidente generaría nuevos clientes. Aprender a comunicar y a dar la impresión de serlo dará sus frutos de muchas maneras. Al igual que mejorar tus conocimientos financieros, es una inversión que merece la pena hacer.

Cuando controles el negocio, puedes llegar a ser un inversor experto. 

Así que has montado un negocio y te va bien. Ahora es el momento de utilizar los ingresos y la experiencia que has acumulado y llevar las cosas al siguiente nivel. Es el momento de convertirse en un inversor sofisticado. Como inversor sofisticado, tendrás más control sobre la gestión, la estructura empresarial, la toma de decisiones de inversión y los impuestos.

¿El resultado? Un rendimiento máximo. Veamos un restaurante propiedad de Bill y Jane, dos estadounidenses muy trabajadores. Funcionan como empresa unipersonal, lo que significa que tienen una sola fuente de ingresos. Pagan el impuesto sobre la renta normal y son responsables si algo va mal, como que un cliente enfermo presente una demanda.

Todos sus huevos están en la misma cesta. No quiero faltar al respeto a Bill y Jane, pero el inversor sofisticado lo sabe mejor. Tendría dos empresas: Bill sería el dueño del restaurante y Jane sería la dueña del edificio en el que se encuentra. De esta manera, el riesgo se reparte. Si un cliente enferma y demanda al restaurante, el inmueble está legalmente separado y protegido.

Mientras tanto, bajo esta estructura corporativa, los gastos como el seguro médico y los honorarios legales se asignan como gastos del negocio y se pagan antes de impuestos. Los impuestos en sí se pagan a tipos corporativos más bajos: menos riesgo, menos impuestos, más rendimiento financiero. Sea lo que sea en lo que quiera invertir, como inversor sofisticado, sabe cómo hacer que su dinero trabaje para usted.

El plan de jubilación de una persona media puede consistir en ahorrar 15.000 dólares al año en un plan 401k y esperar una rentabilidad del 8%. El inversor sofisticado es más probable que invierta en bienes inmuebles, algunas acciones y un negocio. Gracias a la experiencia que le aporta la creación de un negocio y a la inversión en sus conocimientos financieros y su educación, puede tomar las decisiones de inversión de los ricos: detectar las mejores oportunidades, comprender lo que es realmente arriesgado y lo que no lo es. El enfoque medio hace que uno trabaje por su dinero. El segundo enfoque hace que su dinero trabaje para usted. No seas mediocre.